Archivo de la etiqueta: claridad

Trucos para “integrar” Mindfulness en el día a día

Paz y bien.

El otro día en Linkedin recibí un mensaje de Vanessa A. M.

ACTO D Atención plena.

 

Y yo le respondí con este mensaje:

“Paz y bien. A veces queremos atajos y en el desarrollo de la atención plena (mindfulness) no lo hay. Se precisa un poco de disciplina, de meditar diariamente y poner focos de atención diaria en cosas comunes. Hay otros artículos de mi blog donde pongo cosas prácticas.”

Dada la petición, y porque creo que es interesante concretar y facilitar la integración de la atención plena en la vida cotidiana, me pongo a cumplir con la encarecida sugerencia.

Integrar las cosas no es fácil. Yo doy buena fe. Y cuando crees que has integrado una práctica llega la “tentación” y no es que te haga retroceder, es que te hace estar gripado en el camino durante una temporada. Como dirían los católicos, entono el “me culpa” y asumo que es lo que hay.

¿Integración? Este poema surgió de la comprensión y del encaje de acciones “atentas” (mindfulness cotidiano):

Engranar algo

En nuestra maquinaria

Enriqueciendo

Nuestro estar y ser hombres

Es integrar más luz.

 

A Vanessa y a mí nos cuesta, y te digo que cuando esto sucede siempre aparece alguien o algo que te empuja a seguir porque te aclara. Eso me pasó con Pablo D´Ors:

“Sólo hay que pararse, callar, escuchar y mirar; aunque pararse, callar, escuchar y mirar –y eso es meditar- se nos haga hoy tan difícil y hayamos tenido que inventar un método para algo tan elemental. Meditar no es difícil; lo difícil es querer meditar.”

Tomamos pues, como punto de partida ese deseo manifiesto de vivir mindfulness.

 

¿Trucos reales, sencillos y efectivos?

-Practicar meditación con constancia y regularidad. Los beneficios son innumerables pero el Lama Teshe Losal concreta lo importante para el día a día:

Si meditáis con regularidad, desarrollaréis comprensión; y así sabréis qué es correcto, y qué incorrecto, dónde está lo bueno.

No sólo la práctica de la meditación sino también el de la Atención Plena (mindfulness) requiere perseverancia. Dice el Swami Sivananda:

Debes proseguir siempre con entusiasmo, sinceridad, paciencia y perseverancia. Después de cierto tiempo, verás tus esfuerzos coronados por el éxito.

 

-Ora et labora, con perdón, es decir estar atento cuando se trabaja, hacer la actividad que toque, el trabajo atento. Un devoto le preguntó al respecto a Ramana Maharshi:

Devoto: ¿Cómo puedo tener la mente en silencio si tengo que usarla incluso más que otras personas? Yo quiero ir dentro del estado de silencio y renunciar a mi trabajo de director.

Ramana: No, usted puede quedarse donde está y continuar con su trabajo. ¿Cuál es la corriente profunda que da la vida a la mente y le permite hacer todo ese trabajo? El Ser. Esa es la verdadera fuente de la actividad. Sea consciente de ella mientras trabaja.

Contémplela en el fondo de su mente mientras trabaja.

Para hacerlo, no tenga prisa.

Tómese su tiempo para mantener vivo el recuerdo de su propia naturaleza. Sea deliberado y evite las prisas.

Practique esta manera de aquietar la mente para que la mente tome conciencia de su verdadera relación con el Ser, que le da soporte. No imagine que es usted quien está trabajando. Piense que es esa corriente subyacente la que lo está haciendo. Identifíquese con esa corriente. Si trabaja sin prisas, permaneciendo ahí, su trabajo no tiene porqué ser un obstáculo.

 

-Encuentra el tiempo aunque sean unos minutos, donde sea y en las circunstancias que sean, para cerrar los ojos o entornarlos y prestar atención a tu respiración. Nos habla Krishnamurti:

 “Meditar es percibir la belleza del viento entre las hojas, darse cuenta de los propios pensamientos, de los sentimientos, o sea, estar atento sin opción ni preferencia alguna, simplemente estar atento”.

 

Ya puedo pasar a recordarte las

concreciones mindfulness

que has podido descargarte y leer con mi interpretación poética de acciones cotidianas:

portada-mindfulness-12-actos-cotidianos

1.- Parada y  fonda ó ¡quieto parao! Me dice algún cliente que quiere escribir que se queda paralizado ante la hoja en blanco o la pantalla vacía. Pues bien, lo importante es parar y si entras en parálisis es bueno porque se atiende el momento, se siente el movimiento interior en la quietud.

2.- Si tienes mascota, aprende del animar a ser y estar sin más.

3.- Atención a la salida de un número o aviso  en la cola de algún sitio (desde Hacienda a la pescadería o el médico).

4.- Siente, aprende a recorrer el cuerpo mientras respiras. O pon atención en algo externo, por ejemplo respirar mientras te quedas contemplando las letras de este texto.

5.- Permítete no hacer nada.

6.- Pasea, anda conscientemente. Siente al andar y por ende escúchate a ti misma ¿has probado a escuchar tus tacones, tus pisadas?

7.- Mírate a los ojos en el espejo. Si eres hombre y te afeitas, hazlo con atención sintiendo el rasurado. Si eres mujer y te pintas/maquillas, hazlo con atención pintándote la luz y la alegría. Contémplate en el espejo y sonríe.

8.- Vive una experiencia en la naturaleza, conecta en el campo o en la ciudad, mirando arriba o abajo…adentro.

9.- Invítate a sentarte amorosamente contigo y encuentra quietud que traerá luz para tu vida, para tu quehacer diario.

10.- Espera en un semáforo de manera atenta, encuentra la paz en la contemplación de la señal.

11.- Tómate algo (café, té, vino, licor…) o fuma (si eres fumadora) con presencia y disfrutando sólo y únicamente, sin más.

12.- Si vas en Bus o Metro, lo mismo que haces en el semáforo, espera con atención y calma en la parada. Aprovecha el tiempo para ti, evita la distracción de cualquier dispositivo de comunicación.

¿Todo esto parece poca cosa?

El truco

es ponerse a ello, e insistir a diario. Como me dice mi coach: lo mejor, coge tu calendario y anota una acción cotidiana para llevarlo a cabo. Programa todo el mes.

 

Vanessa, espero haberte iluminado y dado pistas para integrar esto del mindfulness, que no es otra cosa que la ATENCIÓN PLENA. Dicen Ausias Cebolla y Marcelo Demarzo:

Mindfulness no es lo mismo que meditación, es decir, que se puede meditar sin hacer mindfulness, y se puede hacer mindfulness sin hacer meditación formal. La meditación, por tanto, se entiende como una técnica idónea que ayuda a entrenar la capacidad y habilidad de mindfulness, pero el objetivo de un entrenamiento mindfulness no es la propia meditación per se, ni convertir a los participantes en meditadores de por vida, sino el incremento de la capacidad o habilidad de la cualidad de atención del tipo mindfulness.”

 

El siguiente artículo va a complementar este trato. Te voy a hacer una recopilación de tips surgidos de los post de este blog. De momento te doy el aperitivo de este que fue el primero con material práctico. Podrás leer el texto completo si pinchas en el título.

poema centramiento4 Trucos para centrarse y obtener bienestar

Tips del artículo:

<<Bueno, estaba en que le dije: que si me estás pidiendo una recomendación de lo más adecuada yo apuesto por lo que funciona, a mi me ha funcionado y a muchísimas otras como tú, y no es ni más ni menos que la meditación y el entrenamiento mindfulness. Me puse serio y la miré a los ojos: pero eso has de verlo claro, el compromiso con uno mismo es algo que cuesta mucho si no se ve el resultado, y los resultados no se ven en un pispás.>>

<<Ya que estamos en faena le propongo, lo primero que vamos a hacer, juntos es  respirar. Inspiras y espiras (con “s” porque si es con “x” es que te has muerto y de momento de eso no se trata, jejejemmm).>> (…)

<<Dirige la atención, ahora que te veo muy dispuesta, al ombligo o mejor dicho a donde sentías crecer a tu bebé durante el embarazo. El útero es el centro del universo, es tu centro. Y sigue respirando con consciencia, siente. Fíjate en ese ir y venir abdominal. Te veo que mueves el vientre, eso está muy bien.>> (…)

<<Practicar frente al espejo… Como te vas a sentir aún más relajada vas a hacer el ejercicio de decirte, mirándote a los ojos, << estoy aquí y ahora>>. Hazlo unas cuantas veces, cuanto más y más consciente, mejor.>> (…)

<<El cuarto truco es SONREÍR. Doy por hecho que no te va a costar mucho sonreír e iluminar allí por donde pases.>>

Deseo que tengas suficiente material, trucos y pistas para ir integrando hasta el siguiente post. Lo que toca es ponerse.

gerundio

GRACIAS.

Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

¿TIENES LA CABEZA EN OTRO SITIO? 8 CLAVES PARA VOLVER AQUI

dónde está la cabeza1

Paz y bien. Me está costando mucho escribir este post. Estaba dando vueltas sobre un tema que me sugeristeis, en un comentario del blog, una de vosotras. No fluía. Y no me apetecía nada, no me motivaba, no encendía mi chispa en estos días.

Si a esto sumamos la presión auto-impuesta porque llevo más de quince días sin escribiros nada; y surge el saboteador que me recordaba que estaba faltando a mi compromiso de dos post al mes… Como que la cabeza no está donde supuestamente tendría que estar, es evidente.

Este mes que estoy de vacaciones, el calor del mediodía y media tarde la paso al fresco…de un aire acondicionado en el hogar de la playa. Me pongo a leer mientras la tele está de fondo. Supuestamente estoy de vacas, no contaba con que si se está desconectado, se está desconectado.

Cuando me había cansado de leer me quedé enganchado a una teleserie española. Estaban despidiendo a la dependienta de una droguería/perfumería. La joven tenía aspiraciones en el mundo del espectáculo. Se había ido a París para hacerse un reportaje fotográfico, no había pedido los días libres correspondientes, llegó tarde al trabajo disculpándose con el jefe pero…, tarde.

El jefe la aprecia como buena profesional en su puesto de trabajo, además valora su buena imagen para el negocio, es una chica guapa y eficaz. Pero los valores de la empresa exigen dedicación y entrega total. Aquí el jefe se da cuenta que ha tropezado con las legítimas aspiraciones de la empleada.  Decide facilitarle el paso de elección por su sueño.

<<No estás al cien por cien con la empresa, estás con la cabeza en los escenarios, sintiéndote cantante, diva del espectáculo, porque lo haces muy bien y es lo que siempre has querido>>, le dice el jefe que le argumenta que desde hacía tiempo no tenía la cabeza en el negocio y sí en el show business.

Esta situación de no estar con la cabeza en lo que se está, a veces pasa en las relaciones. Con dos situaciones: cuando no se ha cerrado el duelo de una separación o ruptura. O qué decir si tú o la otra persona no está dispuesta a un compromiso mayor en esa convivencia.

Una está con la cabeza en otra cosa o en otra persona, lo mismo que en una ilusión. A mí me encanta el bolero cantado por El Cigala que habla de estar con dos a la vez, y no estar o acabar loco.

Yo me he dado cuenta que este post está fluyendo porque me toca mucho, me está pasando ahora, que tengo la cabeza en otra cosa y no en este blog. No en ti. Lo reconozco. Y me he dicho ¿cómo reconvertir esta circunstancia?

Estoy de vacas con mi hija y prefiero el no hacer, el demorar o saltar una planificación. Prefiero dedicarme a mí y a mi familia que no a vosotras. Esto me trae un dilema moral. Pero para daros lo mejor de mí sé que he de estar al cien por cien dedicado. O como mínimo tengo que estar bien, encontrarme centrado en algún momento.

Me había dado cuenta que me he ido relajando en lo de la meditación estos días también. Y en cuanto he recuperado la costumbre sana de estar un rato conmigo mismo en el silencio, he visto claro qué escribiros.

He recordado lo que escribía Pablo D´Ors en su Biografía del Silencio:

<<Cuanto más observas, más aceptas: es una ley matemática, aunque familiarizarte con ella podrá costar más o menos. Al sentarse en silencio se obtiene un espejo de la propia vida y, al tiempo, un modo para mejorarla. La observación, la contemplación, es efectiva. Mirar algo no lo cambia, pero nos cambia a nosotros>>.

 

Mi lectura después de un poco de mindfulness (atención plena en el aquí y ahora sin más ocupación ni preocupación) hablaba de Templanza y me ha aclarado un poco la cabeza la frase de Victor Frank:

<<cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos>>.

Esta es la situación: os tengo en el pensamiento, os llevo en el alma pero cogidas con alfileres. Tengo un proyecto que estoy a punto de sacar a la luz y me pierdo en los facebook, pierdo el tiempo. Reconozco estas sombras, me doy cuenta que tengo la cabeza en otro sitio y me pongo en acción.

Ya sé que es una forma de hablar eso de “cambiarnos a nosotros mismos”. Para mí el cambio está en la atención, en el darme cuenta de lo que es mejor para mí, sin influencias externas. Este blog y post no pretende que cambies, pretende que te des cuenta de ti y de lo que realmente quieres ser y hacer, conectar con tu yo más íntimo (este tanka me aclaró cuando lo compuse).

Pongo el enfoque

De mi atención ahí

Con intención,

No de dar luz ni sombras,

Ser en presencia dedo.

 

Yo qué he hecho en esta situación de TENER LA CABEZA EN OTRO SITIO. En estos poemas (tankas) te muestro el camino del proceso de vuelta del hijo(cabeza) pródigo. Por cierto bella lectura de esta espiritualidad del occidente nuestro que vendría bien releerla desde esta perspectiva, es reveladora porque muestra los dos hemisferios, los dos polos, los saboteadores del bienestar. Te pongo el enlace de la Parábola del hijo pródigopor si te da por leerla en este verano.

Bueno, estaba diciéndote que te pongo en estas imágenes

las claves

con las que he vuelto a poner la cabeza aquí y ahora con corazón y alma, poniendo un poco de inteligencia transpersonal:

1.-Acepto lo que me pasa:

aceptacion1

2.-Conecto con mi centro:

conectar2

3.-Descubro lo que hay:

descubrir3

4.-Amo y comprendo lo que pasa y a quien le pasa(a mí):

amarse4

5.-Atravieso la situación:

atravesar5

6.-Avanzo teniendo en mente el famoso lema de que “no hay nada imposible”:

avanzar6

7.-Integro lo que descubro en este camino:

engranar7

8.-Renazco y vuelvo al sendero:

renacer8

Este proceso de “cambio”, de volver a poner la cabeza en su sitio quiero dejar claro que no supone una transformación automática y total. Con el tiempo he aprendido lo que nos decía Raimon Samsó en alguno de sus libros:
<<Lleva a cabo pequeños cambios sostenidos en el tiempo y obtendrás resultados extraordinarios>>.
Al comienzo hablaba de que no es preciso ponerse y decir “voy a cambiar”, “voy a luchar contra lo que me pasa”, “voy a vencer estos defectos, esta mala cabeza”… ¿Qué voy a hacer? Pues acabo con lo que aprendí de Sócrates, y que hasta ahora me ha llevado a un bienestar y una paz con la que siempre he soñado en este camino de pulimiento, del que hablan los místicos. Dice el filósofo griego:

<<El secreto del cambio es enfocar toda tu energía no el luchar contra lo viejo sino en construir lo nuevo>>.

Gracias. Buen verano

Miguel Angel Cervantes Almodóvar

¿CÓMO AFRONTAR RETOS? CON 3 ACTITUDES BASICAS

3CLAVES x RETOS

Paz y bien. Estoy muy contento escribiendo este post. Quiero escribir de cosas que te interesen y el otro día me dejaron esta sugerencia en el blog:
<<la conjugación de las tres siguientes actitudes: amor, humildad y gran paciencia, me parecen 3 actitudes fundamentales a la hora de afrontar cualquier reto en la vida>>.
Me tomé muy en serio el reto propuesto por una de las lectoras en un Comentario. Debo reconocer que me vino al dedillo porque ahora me encuentro ante un reto y lo estoy afrontando con las tres actitudes de las que habla Soraya.

 AMOR

¿Qué tiene que ver el reto con lo que amo?

Menuda preguntita se me ha pasado por la mente.  Hay que ver lo que uno hila para encontrar sentido. Pues yo diría que amar el reto es lo que te hace alinearte con él.
Esta actitud de amar tiene sentido cuando dice  Ray Bradbury  que <<en la vida, todo es amor. Si uno ama está vivo, si crea amor, las cosas buenas forzosamente llegan>>.
Cuando queremos conseguir un logro porque nos lo hemos planteado o porque nos llega propuesto desde fuera es evidente que se puede abordar con una actitud positiva poniendo mucho amor. Vamos que en castellano se puede traducir por poner “toa toa toa” la carne en el asador.
Bueno, mejor dicho ¡todo el corazón! Entrega total. Posiblemente de lo que estemos hablando es de energía, atención. Mira tú por donde aparece el mindfulness o atención plena.
Voy a darle una vuelta a esta frase del Dalai Lama: <<Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos> Considera el amor y los logros al mismo nivel, el reto supone riesgo. El Dalai habla del gran amor, pues ¿el pequeño, ese de pareja, ese de los hijos o familiares, el de los amigos entraña menos riesgos? El amor presupone confianza, lo más que se arriesga son creencias y emociones.

¿Qué se arriesga en el reto?

Si uno se alimenta de amor y compasión, pone amor y entrega en la consecución del desafío, lo más que puede perder es la vida, lo que menos la vergüenza. Al menos uno se muere con la alegría del deber cumplido en este mundo y con los retos que le han llevado a ser, además de hacer. Einstein habla del mundo en esta famosa frase pero  podríamos cambiarla por “reto, logro, objetivo”. <<El mundo es un lugar peligroso, no por aquellos que hacen el mal, sino por aquellos que miran y no hacen nada>>.
Me he puesto un tanto profundo, sentía que el reto gozoso de hacer un post con sentido y contenido de algo de valor, necesitaba de un poco de sesudos comentarios.

¿Esto te ha sido inspirador y amoroso? ¿Todavía te mantienes atenta o ya te he aburrido?

Pues si luego te atreves te propongo un reto. Escribe un comentario al respecto.  Al menos hacemos esto práctico. Pero por favor, que sea con mucho amor y así superamos ese primer reto de implicación amorosamente.
No me queda mucho más que decir de esta PRIMERA ACTITUD, y como no te he contado ninguna de mis historietas te regalo este haiku:

 

poema amando

HUMILDAD

¿El reto es lo que nos empuja hacia la sabiduría?

La pregunta se las trae, no es nada atractiva, no engancha ¿Qué tiene que ver la sabiduría con la humildad? Pues la verdad es que he tirado de una cita del bueno de T.S. Eliot que nos dice: <<La única sabiduría que podemos esperar adquirir es la humildad; la humildad es infinita>>.
La SEGUNDA ACTITUD, la humildad para afrontar o confrontar retos ¿de qué nos habla? Nos habla de aprendizaje, un aprendizaje profundo proveniente de la experiencia. Es la conclusión a la que hemos llegado cuando no hay nada que nos ciegue. La humildad nos facilita esa actitud de consciencia de los límites propios.
Estoy actualmente llevando a cabo el diseño de un método de trabajo de desarrollo personal a través del silencio y la escritura. He sido llevado a escribir y diseñar desde la humildad, lo poco o mucho que sé me hace feliz compartirlo. Creo que es Bernabé Tierno quien dice que la humildad es uno de los pilares de la felicidad: <<sabiduría o capacidad de aprender con humildad de los propios errores y de capitalizar los fracasos>>.

¿La humildad es positiva? ¿Nos sirve realmente para superar los retos?

Humildad fuerte Image by © Micha Pawlitzki/Corbis
Humildad fuerte Image by © Micha Pawlitzki/Corbis
Si aprendes de los errores y sacas oro de los fracasos es porque sabes ver las dos caras de la moneda, te has enriquecido. Dejas de justificarte, de defenderte o de caer en un pozo de depresión y lamento.
La actitud del eterno aprendiz, sabes lo que sabes, no sabes más que nadie. No importa qué o quién esté frente a ti, sabes que algo (bueno y positivo) eso o ese te va a aportar.
En el siglo XX un referente de humildad para toda la humanidad, no importaba la religión que fuese, era la Madre Teresa de Calcuta. Una de sus muchas frases es esta que dice: <<la prepotencia te hace fuerte por un día, la humildad para siempre>>.
Fortaleza para superar los retos es una buena herramienta de la que echar mano.

¿De dónde viene esa fortaleza, eso que te hace feliz y te empuja a tirar para adelante?

Pues sigo con ese consejo de esta líder espiritual: <<la humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirles a los demás descubrirlas…>>.
Sólo en el silencio, dentro de ti, puedes escuchar la respuesta. O como cantaba Bob Dylan: “Blowin’ in the Wind”.
Hay un místico actual de la india, Snirivas Arka, que nos habla de la cualidad espiritual de la humildad, y que creo que es muy interesante para las personas que quieran cultivarse en este aspecto y que también la considera una fuerza: <<La humildad es una fuerza impulsora que te lleva a experiencias de estados de conciencia elevados y aun sentimiento de unidad dentro y fuera de ti>>.
Me voy a poner poético, con nuestra actitud podemos dar frescor, color y suelo a los demás. Somos el fruto de nuestra superación constante, y le damos la importancia justa a todo aquello que nos ha traído hasta aquí. Quiero acabar esta disertación sobre la humildad con un colofón importante. Una frase de Yoshi Kalpa que nos va a llevar a la siguiente actitud: <<Sé más humilde que la hierba pero tan paciente como un árbol>>.

 

PACIENCIA

¿Es cierto que con la paciencia vamos a conseguir lo que nos propongamos?

La TERCERA ACTITUD es la paciencia, sí, esa que “todo lo alcanza”, que diría Santa Teresa. En este caso me lo creo porque lo he experimentado. Y dado que estamos de aniversario, yo como poeta también guiado por ella y su ars poética, quiero homenajearla en esta parte del post porque me ha servido como faro en mis retos.
He de confesarte que una de mis sombras es la prisa, el querer conseguir ya lo que me propongo. Y en cuanto me doy cuenta me agarro a la santa, sin albur, y dejo que me atraviese esa actitud tan necesaria para vivir. Ya sabes, para ver si se me pega algo.

¿Paciencia con amor?

“¡Ansioso!” Me dicen. Y será verdad. Lo digo porque ahora estaba teniendo prisa de hilar esta actitud con la primera del amor y no sabía cómo. No he buscado inspiración, tan sólo he leído con atención el poema de Teresa de Ávila y una de sus estrofas tenía la clave:
<<Ámala cual merece
bondad inmensa;
pero no hay amor fino
sin la paciencia.>>
¡Qué fuerte! Y que maravilloso a la par eso de que no hay amor fino sin la paciencia ¿Para qué más explicaciones? Creo que ya lo decía el tal Pablo de Tarso a los Corintios en una de sus cartas. Sí, esa lectura que se lee incluso en los matrimonios civiles y que es una guía del amor (<–pincha si quieres) . Ahí nos corrobora el anterior poema: “el amor es paciente”. Nos toca ponerlo en práctica y dejarnos de chácharas.
la paciencia todo lo alacanza
la paciencia todo lo alcanza

Y realmente ¿esto  de la paciencia tiene valor?

Porque claro, esto es muy bonito decirlo pero ¿realmente nos ayuda a superar los retos? Y para esto encuentro de nuevo la respuesta en un poema del Emperador Meiji, que supuestamente los reikidistas usan como inspiración en su vida. Lo comparto porque además de poético es sumamente práctico:
<<Aquel pino,
que con paciencia
creció
entre la nieve y la tempestad,
me parece el más valioso.>>
Más que práctico es certero porque lo que da valor a las persona es ese paso por los retos y la consecución del logro, de seguir en pie y creciendo.
Acabo por ahora este post, y lo hago a la manera de los escritores iberoamericanos del Realismo Mágico, cerrando el círculo. La primera cita y esta de Lucwig Van Beethoven se llevan de la mano: <<Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo>>.
Básicamente: Ante un Reto: AMA, sostente en la HUMILDAD y sé PACIENTE. Yo me apunto ¿Y tú?
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

¿Sé lo que quiero? Para y lo sabrás… tranquilamente.

Paz y bien. Cuando estaba diseñando la web de www.mindfulnessdemujer.com la primera pregunta que apareció fue ¿qué quiero? Esto da mucha tranquilidad si lo contestas. A esta pregunta habitualmente la contestamos con la cabeza.© Copyright 2013 CorbisCorporation

¿Realmente te has parado a reflexionar sobre “qué” quieres? ¿Has quedado contigo para sentir qué quieres? Este es el momento. La respuesta  es lo que te da bienestar. He tenido que hacer un ejercicio plus para contestar desde el corazón, cuesta, esa es la verdad.

Lo que precisamos es claridad y lucidez, conectar con el interior y sincerarnos con nosotras mismas. A la vez, no nos engañemos, vendrán los miedos, bloqueos y sabotajes. Es lo que hay pero lo primero es lo primero.

La solución primera es parar cuerpo y mente. Haz el hueco en tu vida que te mereces, lo demás son brindis al sol.

Cualquier coach te va a hacer entrar en esa dimensión. Si has tenido el valor y el tiempo para definir lo que quieres la siguiente pregunta es ¿seguro que es eso lo que quieres? O ¿Quiero realmente conseguir este objetivo?

Muy bien, este es el punto de partida y ahora vamos a avanzar un poquito. El otro día una emprendedora al acabar una conferencia de una coach amiga, Azucena Fraile (que tiene claro que está para ayudarnos a los emprendedores), quiso que habláramos respecto a ese no saber qué hacer.escaleraENespiral

<<Fíjate, le dije, que cuando conocí a esta mujer (Azucena) empecé a tener claro qué quería yo. Para mí era obvio que no era mi competencia. Es cierto que compartimos dedicación a emprendedores como tú pero ¡ojo! mi foco está puesto en el femenino, no cualquier emprendedor, específicamente es la emprendedora,  empresaria y líder. Que parece ser que es lo que quieres ser tú o al menos quieres llegar a ser ¿no? –Sí, claro, me comentó ¡eso es! –Pues ya sabes algo de lo que quieres.>>

Seguimos charlando y le dije que comprobase una cosa, yo ya he corroborado que muchos de los coach que están dando charlas, conferencias, talleres, escribiendo post, en Redes Sociales, sobre el tema de objetivos y haciendo referencia permanente a ¿quién soy y qué quiero? tenemos algo en común. De alguna manera hemos conectado con nuestro ser, nuestro interior a través de distintas técnicas o disciplinas Transpersonales o espirituales: desde la meditación al yoga, del reiki al mindfulness…

Con todo el que hablas te dice que lo que le ha aportado ese trabajo interior, referido al caso que nos ocupa, es claridad, lucidez y valor (tranquilidad al cubo) para responder a la pregunta ¿qué quiero? Y tomar acción.

Como decía a esta joven emprendedora que se encontraba confusa le propuse que parase. Llevaba unos meses de charla en charla, networkings, conferencias, encuentros de todo tipo… Le pregunté con cariño ¿qué quería conseguir?

Mi experiencia es que el “mariposear” sólo lleva a mariposear, gastar energía, y a chutarte dosis de esperanzas vanas (haces lo que haces para decirte que haces algo) pero al final ¿cuál es el sentido?

Seguí relatando mi vivencia.

…Me tomé en serio eso de meditar veinte minutos por la mañana todos los días, practicar la atención plena a lo largo del día con un foco claro.

Le expliqué lo que hice: puse un par de alarmas en mi móvil y cuando sonaba el aviso paraba y miraba alrededor, contemplaba en silencio lo que pasaba alrededor; prestando atención a lo que había en ese momento, sin enjuiciarlo. Estaba claro, miraba la calle, el coche, el árbol y la gente con paraguas, eso es todo. Respiraba.A wet night on Nevsky Prospect.

Iba a una reunión de negocios, me preguntaba ¿qué quiero? Conseguir colaborar con la revista. Bueno, pues me centré después del ejercicio de mindfulness. Mientras caminaba dejé la dispersión y me puse a trabajar en mi discurso y planteamiento para esa reunión.

Ver claro el exterior te permite ver claro tu interior, es un entrenamiento. Esta joven emprendedora me llamó ayer y me dijo: <<¡oye! que sepas que esta llamada es una parada, te hice caso… – Pues respira profundamente y mira, le dije>>.

Espero que esta pequeña historia te haya aportado alguna idea o actitud y trabajes esa claridad.

Resumo en este poema mi humilde experiencia, en una de estás paradas, que hago tuve esta revelación ¿o fue inspiración? Esto no lo tengo claro, jejejemmmmm:

Saber qué quiero

Realmente es la cuestión.

Conocer dentro,

Sentir el mecanismo

De la certeza propia.

Miguel Angel Cervantes Almodóvar