Sobre Mi

 

terapeuta-mindfulness-miguelangerlcervantes

Me llamo Miguel Angel Cervántes Almodóvar. Soy terapeuta de Mindfulness e instructor de meditación que ayudo a emprendedoras y empresarias para conseguir sus logros profesionales y personales.

He cogido mi Curriculum, y he visto que aunque no es infumable es muy de la E.G.B.

Me he dicho: ¿A quién le interesará volver a leer una vida como si fuese la lista de los Reyes Godos?

Y me he contestado: a mí me gustaría que alguien me contase quién es acordándose  de esa amiga que al acabar suspire ¡Qué bonita historia!

He escrito varias veces sobre mi perfil, y tenido que hacer un “elevator picht”, y siempre aparece lo mismo, excepto en la versión corta.

Me pregunto ¿Habrá alguien a quien le interese que haya sido fraile, y que no acabase la carrera eclesiástica? Pues una persona llegó a conectar conmigo porque había estudiado filosofía, y no sólo Platón y Santo Tomás, también estudié a Marx, Zubiri y Wittgestein. Y hay que reconocer que lo religioso y espiritual levanta mucho morbo. Siempre hay tema del que hablar y con quien meterse.

Creo que me he excedido en las líneas, seré más conciso, no estamos para perder el tiempo. Bueno, íbamos porque estudié Marketing. Tenía don de gentes y me sonaba que algo tenía que ver con satisfacer a las personas y cubrir sus necesidades. Esto me llevó a la Venta. Empecé vendiendo puerta a puerta y acabé como Ejecutivo de Grandes Cuentas y Responsable de Comunicación y Prensa. Rimbombantes episodios.

El Curriculum siempre acaba con eso de las aficiones, eso que realmente te hace diferente. Cuando pongo eso de que soy poeta (porque escritor me parece que se me queda demasiado grande) a la gente le descuadra. Por el apellido alguno piensa que he buscado el nicho de mercado que mi tatatatarabuelo don Miguel, no cubrió. Y esa persona piensa bien porque mi vocación de poeta y rapsoda fue una decisión infantil. Soy más brillante que Cervantes Saavedra, al menos en poesía, es por la práctica y la inspiración. Algún talento tenía que tener. Como tú, digo yo.

¡Oh, cielos! Llegó la crisis de los cuarenta y la oportunidad de dar un giro a mi vida. Al divorciarme, como uno se queda muy tocado, decidí estudiar y practicar Terapia Transpersonal. Descubrí y experimenté los beneficios de la meditación y terminé siendo Instructor de meditación y Mindfulness.

Encontré la espiritualidad perdida, el valor de servicio y la escucha atenta. Desde entonces estoy obsesionado por el Desarrollo de Personas, siempre teniendo en cuenta nuestra necesidad de paz y bienestar.

¿Y por qué lo de dedicarme a la mujer? El otro día dije en público “porque sois mi pasión y estoy a vuestra disposición”. Una persona me dijo, tú no insinúas pero no eres lo que nos vendes. Me quedé diciendo “he de volver a la poesía para explicarme, para hacerme ver”. Y esto lo digo porque el otro día una vecina, que me sigue en las redes sociales y en los Recitales-Conciertos, me dijo: <<lo que escribes está lleno de contenido y es como la brisa cuando  llega y te acaricia se quedan envolviéndote  y llenándote”.

Si a mí me dice estas cosas una mujer, que no es mi madre, ni mi hermana, ni mi ex, ni mi hija, ni mi novia…¿qué puedo hacer? Mindfulness de mujer, digo.

 Si te has quedado todavía con ganas de saber a qué se dedica este Cervantes, puedes entrar en esta entretenida entrevista para E.D.Y.C.T., que responde al interés de otra gran mujer, Sara Mansouri, por mostrar lo que hago: haz clic aquí 

               Creo que me he excedido en el relato, quiero para rematar este desafío de explicarme ponerme en la piel de Fito & Fitipaldis y decirte que el resto de mi vida voy a estar dedicado a ti:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *