Archivos mensuales: mayo 2015

¿DISFRUTAS COMO PROFESIONAL? DISFRUTA COMO PERSONA

disfrutar
Disfrutar o no disfrutar, he ahí la cuestión.

Paz y bien. Ayer hablando con unas empresarias con las que voy a colaborar en un proyecto bonito me enteré de que la mujer Empresaria, Directiva, Emprendedora lo que busca al chapar en el trabajo es DISFRUTAR.

¿Cómo no había caído en ello? Como me dijo una amiga “es que no te enteras”. Hablando con una Directiva de la Madrid Woman Week ya me dio pistas que no supe interpretar. Me hablaba de la mujer líder y la conciliación de la vida profesional/ familiar y de la dedicación a la familia en el fin de semana.

Por fin me he enterado. El otro sábado fue la Comunión de mi hija y si fue un día donde la niña disfruto mucho, yo cómo padre lo hice también. Uno disfruta de ver feliz a su gente, a su equipo…, a los suyos.

Te invito a que te mires con un poco de perspectiva. En vez de cerrar los ojos ¿por qué no los abres y miras “como ida” a ese tan adentro donde está esa sensación de gozo profundo? Realmente ¿dónde tienes el disfrute, en la cabeza o en el estómago…o en el corazón? Lo mismo no tienes que hacer memoria, simplemente rememorar sensaciones, más que pensamientos.

Parece que me he puesto profundo. Pero se me pasa rápido porque ahora cuando escribo estoy viendo por el rabillo del ojo la Corrida de Toros de San Isidro y percibo cómo los toreros disfrutan, cómo todos los profesionales que forman parte del espectáculo están tensos a la par que disfrutando del trabajo bien hecho, con arte.

Esto viene porque ¿cómo hacer para lidiar los toros de cada día y hacerlo disfrutando, no esperando llegar al final del día con la esperanza de la satisfacción? Disfrutar supone de presencia, de atención plena y con sonrisa interior en todo lo que haces (piensas, sientes y silencias).

Eso de disfrutar de la vida, que es una máxima. mujer con gozo y poemaSobre todo si has tenido un revés con la salud o un familiar al borde de la muerte, eso lo sabes muy bien. El poema que escribí a raíz de la muerte de una amiga, y que os dejo en la infografía de la derecha, es más que significativo.

He visto la segunda acepción que nos da Diccionario de la R.A.E. de lo que es DISFRUTAR, y es <<gozar de bienestar>>. Esta palabra es la básica de mi web y blog. Siempre hablo del mindfulness que consolida el bienestar. Esto como que no hay que entenderlo, es preciso vivirlo.

Me siento obligado a dar unas claves prácticas, me esfuerzo en ello y no porque sea un salvador de nada ni de quien, simplemente porque a mí me vienen bien. Bueno, y me da la gana compartirlo, que para eso tengo este espacio.

Me ha ayudado en mi día a día mucho el concretar una frase de Masanobu Fukuoka:

<<Para los animales basta comer, jugar y dormir. Sería un gran logro si los seres humanos también pudiesen disfrutar con un alimento nutritivo, un simple paseo diario y un sueño reparador.>>

Empiezo por el sueño reparador. Para disfrutar en el trabajo se precisa de la alegría y la fuerza, el optimismo y el descanso. He visto en estos últimos quince días varios post y entrevistas a jóvenes empresarios y empresarias de éxito y muchos hablan del descanso, del dormir (y eso incluso siendo padres de niños pequeños). Mejor que yo lo puede explicar Laura Ribas en este videopost tan revelador Hábito empresarial que te hará invencible. Esta joven empresaria no nos habla de teorías, es desde su vivencia. Y eso nos cala a ti y a mí, pincha en el título del videopost  y lo descubrirás.

El paseo diario debería ser de obligado cumplimiento. Mi recuerdo como vendedor está muy asociado a ese caminar yendo de cliente en cliente. Me viene al cuerpo esa sensación de relax y fluidez, de tiempo reflexivo (y oxigenado) y dinamismo. ¿Qué más quieres que te diga?  claridad y fuerza. Si además cuidas tu línea, tu físico… dentro del propósito,  debe ser lo más. ¿Te has planteado ir al trabajo andando? Claro, deleitándote del camino, divirtiéndote con lo que encuentras, jugando a los ritmos en el caminar para sentir fuerza, fluidez, seguridad…

Respecto al alimento nutritivo se podría hacer un post extenso. Esta Semana Santa pasada, en vez de irme a ver procesiones o a la playa, me fui de retiro (son cosas que se hacen y sientan estupendamente). Gran parte del contenido se centró en la alimentación consciente. Se nos invitó a escuchar a nuestro cuerpo y a afinar en lo que realmente nos pide el cuerpo.

Es fundamental para ti como persona con responsabilidades que la alimentación sea una fuente de lucidez y energía. Que tengas un espacio para el regocijo, no sólo solazarse en lo que sale de dentro de ti (palabras, sentimientos, emociones, afectos…), sino en lo que entra. Cómo y dónde te alimentas ¿o deglutes?, de qué forma y para qué comes…¿con consciencia y atención plena utilizando más de un sentido? Somos lo que comemos, si nos nutrimos nos vigorizamos y se abre el espectro del goce.poema disfrute comer andar dormir mindfulnessdemujer

Releo lo escrito y me pregunto que qué tiene que ver el disfrutar como persona con el disfrutar como profesional. ¿Es el espacio de trabajo un lugar para disfrutar de una buena alimentación? Pues no sé, pero sí sé que pasamos mucho tiempo en el trabajo.

No sé tampoco si te puedes comprometer contigo misma a tener en ese tiempo “laboral” (incluyamos el “in itinere” o mientras vas/vienes al/del curro) unos minutos para el disfrute del caminar, pasear, subir escaleras consciente y atenta. El otro día me sorprendió una empresaria cuando me dijo que sube al tercer piso, donde tiene la oficina, andando siempre. Y no precisamente por endurecer los glúteos. Es más que ejercicio deportivo o de salud, me hablaba de espiritual (no sé si me quedé sorprendido o patidifuso, ya digo). El subir escaleras, grados, es ir posicionándote mental y espiritualmente en un nivel desde el que vas a ver todo con más perspectiva y claridad.

Y descansar, por la noche, lo recomendado por OMS, ya está dicho. Pero es posible que te plantees parar y descansar a lo largo del día al menos unos segundos o minutos volviendo a la presencia, contactando con tu cuerpo, por ejemplo, pintándote los labios, perfilándote los ojos…frente a un espejo, una pantalla del ordenador, un móvil; o con algún accesorio que lleves puesto: pañuelo, corbata, anillo, pendiente, cinturón, coletero…; haciendo unas respiraciones conscientes, no exagerando con eso de que sean profundas, soltando el aire lentamente. A esto se le llama tomar consciencia, descansar en ti. Yo lo definiría disfrutar de ti en el espacio y tiempo más “inconvenientemente” conveniente.

Me ha parecido interesante la frase de la infografía de la entrada, del  bueno de Pearl Buck:

 <<Disfrutar con el trabajo es hallar la fuente de la juventud>>.

Yo no hubiese dicho eso en la vida, parece que el trabajo desgasta y envejece. Pero un trabajo hecho con gusto, pasión, siendo ese el trabajo de tu vida, para lo que has nacido, con lo que creces y te desarrollas como ser humano…, visto así podría ser “el santo grial”. ¿Tú crees que es la fuente de la eterna juventud, esto del disfrute del trabajo?

¿Cómo enlazar esta perspectiva con lo personal? Una mujer empresaria, directiva, emprendedora es una profesional que se siente eternamente joven, una eterna aprendiz que le da un cariz de disfrute, ilusión, consciencia y autenticidad a su proyecto vital. Yo diría que una  joven mujer es un profesional maduro. Una profesional que disfruta es un ser despierto con energía, lúcido. Una mujer que pone atención plena comienza como diría Doménico Cieri Estrada a

<<Advertir la vida mientras se vive,

alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza,

disfrutar del tiempo y de las personas que lo habitan,

celebrar la vida y el sueño de vivir,

ese es su arte.>>

Creo que ya no queda mucho que comentar a no ser que tengas ganas de decir algo, y para eso ya sabes que tienes el espacio más abajo de los comentarios. Y si crees que este post le puede servir a alguien compártelo, seguro que es un acto de disfrute.

Miguel Angel Cervantes Almodóvar

El bienestar Post-CRISIS ¿Cómo conseguirlo?

caras de una crisisEs muy probable que tengas fotos similares a la mía. Pensaba haber cogido imágenes de un banco de fotos ¿para qué, si las mías son recientes y sé de su autenticidad? Son caras de una crisis. Sobre todo del comienzo o durante. Las del bienestar posterior me gustaría fueran las tuyas, que yo ya me he dejado ver bastante.

Paz y bien. Me ha costado escribir este post porque algo en mi me decía

“¡Crisis, no, por favor, otra vez no!”

Pero por otro lado venía a cuento o enlazaba con el anterior post “Superar las SEPARACIONES…”.

Esto de los tips o recetas me repatea pero mi asesora de Social Media dice que es lo que se lleva y es lo que queremos y leemos los mortales. Pues se me ha ocurrido no mirar ningún recetario anticrisis y tirar de mi vivencia. ¿Qué he hecho para salir y con qué objetivo?

Ya me dijo alguien o varios, no importa ni la cantidad ni la calidad de estos quienes, pero me lo dijeron con sabiduría:

“¡pon foco!”,

 otros más poéticos “¡guíate por el faro!”, y resulta que como mi intención era lo que llamamos bienestar, les hice caso. Poco tenía que perder, y las fotos quería archivarlas. Por ahí he pasado para estar donde estoy.

Mientras reflexionaba cómo meter mano a este post he comprendido eso de que estamos en una crisis de valores. Iba a haber titulado lo que escribo como Bendita Crisis. Porque tiene mucho de bendita, de regalo del universo. Primero la bendición es como una patá en los mismísimos ovarios, pero luego te das cuenta que es un morreo en toda regla…, en los labios del corazón y en la frente (muy italiano el gesto). Menos mal que Einstein sabia mucho de crisis y lo que bendicen a las personas y paises.

La crisis no es lo que pasa, es a dónde te lleva.

Esta frase me ha salido a mi solito, es tuiteable, pero la siguiente es para nota. No es para cambiar, es para llegar a un sitio donde de otra forma no has llegado…porque no puedes llegar sin poner conciencia.

Con mi separación he recuperado los valores de co-independencia, responsabilidad, paternidad, amor propio. He vuelto a reconocerme. Ahora estoy donde no estaba ni estuve. Mi terapeuta me habló del aprendizaje, eso que se suponía cuando era pequeño, en el Seminario, me decía que se hacía con eso del examen de conciencia. Nunca me gustaron las fábulas, han tenido que pasar más de treinta años para encontrar el sentido y lo práctico de repasar el día y ver qué pasos has dado o no y si eso te ha acercado a donde quiero ir. Ahora pongo conciencia, que parece ser que de eso se trata.

frase BENDITA CRISIS

El cachondeo de que es una oportunidad nunca lo entendí. Estos del pensamiento positivo, me decía, nos quieren vender una moto pero sin gasolina; los de la newage sin casco. La clave está en lo del entendimiento. Ahora atisbo la comprensión. Sí, COMPRENDO.

Cuando me he quedado sin trabajo he llegado a agradecer a quien me echó que lo hubiera hecho. No tenía el valor por apostar por mi sueño, por mi vocación. Tengo responsabilidades, la razonable justificación que nos atenaza, y viendo el panorama lo que uno reza todos los días de esta vida es “virgencita, virgencita que me quede como estoy”. La Virgen debe de tener poder pero no más que Dios o el Universo. Y no sé por qué pero aquí no hemos venido para quedarnos donde estamos.

Si tomas conciencia de dónde estás ya sabes que hay otro sitio donde Ser.

Esto último me ha quedado divino, jejejejemm y nunca mejor dicho. Bueno, ha sido una manera de hilar lo siguiente. Sin trabajo, como contaba, vi que “AHORA es el momento” (en inglés queda muy guay pero soy español y queda como contundente) de hacer lo que siempre quise hacer, tomar en serio mi vocación, apostar. Y además no queda otra.

Recuerdo ahora una peli de Nueve meses cuando Joan Cusack le dice a su marido en el hospital mientras pelea con Hugh Grant, en el momento del parto  “¿a quién se le ocurre ponerse a pelear? ES MI MOMENTO, este es mi milagro”. Dicho como lo dice es un momento zen, la parturienta es una en ese momento, decide ser la protagonista de su milagro ¿no vas a poder ser del tuyo?

Una vez que te das cuenta que este momento de crisis es tu momento, el gran milagro para protagonizar con todas las de la ley tu vida, viene la presión. Es el momento de encontrar entre tus herramientas la válvula de presión y empezar a manejarla.

Algún gracioso/a te dirá que un poco de sexo está muy bien, las amistades te dirán que te vendrá requetebién. Buena válvula de escape, pero es eso “de escape”. Además logísticamente no es cómoda de llevar, precisa de espacio, tiempo y habitualmente de otra persona. Pero no puedes obviarlo, es para cuando es, tenla en mente porque es un recurso psico-corporal excelente. Cuidado con los efectos secundarios de culpabilidad, pecado y esas cositas.

Yo te voy a hablar de un par de

válvulas de despresurización

que me consta algunas ya estáis utilizando. En mi juventud (con unos veinte años) tuve una crisis integral, personal, religiosa y existencial, creo que es el pack completo. Como ya sabréis por este u otros post, o con poner mi nombre en google, sale que escribo poesía. Entendí la escritura como terapia, esa válvula para quitarme presión. Con decirte que el poemario que escribí lo titulé “Suicidamente Vacío”, que nunca me atreví a publicar porque parece que estoy haciendo apología del suicidio. En él pensé, obviamente, pero eso son palabras mayores ante tanta desesperación. Mis poemas eran la forma de lanzarme al vacío. Este es un poema de aquellos ochenta del siglo veinte:

Tal vez sueño de noche tantos                      La otra válvula de escape que he utilizado ante una separación, por ejemplo, para drenar los pensamientos repetitivos, la comedura de coco permanente, fue la de recitar o/y cantar mantras o jaculatorias. Lo bueno que tiene esta herramienta es que te deja tranquilo, conectado con la paz. Lo puedes usar en cualquier momento y en cualquier lugar, con voz, susurro o silencio. Es una limpieza vibracional de pura presencia.

La otra gran herramienta con la que salir de una crisis, o al menos a mí me vino muy bien es el encuentro de la  ayuda familiar, de los amigos, profesionales como psicoterapeutas, coach, etc… Parece que está mal visto o dice  de nosotros que no somos fuertes si acudimos a ser escuchados por especialistas o seres amados. Una guía, un consejo, una práctica o ejercicio te facilita el despertar, la dignificación del estado lamentable en el que te encuentras.

 Espero que te ayude a conseguir un bienestar que te mereces.

Quiero acabar con un párrafo importante y más que significativo porque es de un Maestro Zen que sintetizó la filosofía de la crisis. Una infografía para tenerla muy presente. Y como escribe Deshimaru en el último renglón de su libro “La Práctica de la Concentración”:

<< en estos tiempos de confusión, efectivamente, es más indispensable que nunca ver claro.>>

Filosofia de la crisis

 De las actitudes a adoptar hablaremos en el siguiente post. GRACIAS.

Miguel Ángel Cervantes Almodóvar