Archivos mensuales: enero 2015

Meditar es vivir

meditar es vivir

Puedes vivir sin conciencia o elegir estar y transmitir paz by @lauraferrera 

Paz y bien. Me he atrevido a comenzar este blog con la afirmación <<MEDITAR ES VIVIR>>. Meditar no es algo ajeno de la realidad, es un entrenamiento para vivir más consciente, más atento en nuestra cotidianeidad.

Mi amigo Javier del Rio el otro día me compartió una reflexión, su vivencia, y me inspiró para escribir este post. Decía:

“La Meditación es como la vida, pensé, hay que  respirarla sin esfuerzo, acompasadamente, con  naturalidad y si es posible sin “casi” darse uno cuenta:

 (…)es entonces, cuando sentí  que respiraba sin pensar y de la misma forma supe que meditaba sin saber. Lo cual quiere decir, que era consciente de ello y cuanto más consciente, mi respiración se hacía más profunda y relajada, mientras tomaba conciencia del Ser interior, que está  Aquí y es Ahora.”

Muestra que ha despertado, se ha dado cuenta, no es cuestión de saber, es cuestión de hacer consciente los gestos cotidianos, automáticos. Simplemente atendiendo la respiración.

<<la vida, pensé, hay que  respirarla sin esfuerzo, acompasadamente>>

Vamos a ir desgranando en sucesivos post estas experiencias, a quitarnos el miedo a eso de meditar, y para que no sea más cercano hablaremos de Mindfulness. Que de eso habla Krishnamurti cuando dice: “Meditar es percibir la belleza del viento entre las hojas, darse cuenta de los propios pensamientos, de los sentimientos, o sea, estar atento sin opción ni preferencia alguna, simplemente estar atento”.

Creo que queda claro que se está hablando de vivir, de sentir bienestar cuando el Mindfulness entra en nuestra vida. Vivir conscientes, vivir despiertos.

Mi experiencia la quiero compartir contigo, lo hago en poesía que es como mejor puedo llegar a ti. Cuando, por la mañana temprano, salgo por la puerta de casa me paro, me atuso el pelo, y miro:

 Un blancor pegado al horizonte.

Las nubes corriendo, despejando.

Azul celeste al amanecer.

El instante de silencio estalla,

El corazón palpita, retiembla

El pecho mientras el alma conecta

Y el viento mece mi despertar.

Siento en mí, silente el movimiento.

Todo se abre y toma color:

Vida consciente cuando la atiendo.

¿Quieres compartir un acto consciente? ¿Te atreves a respirar conscientemente cinco veces? No es preciso que cierres los ojos, contempla alrededor, respira tu entorno ¡vive!